¿Quieres comer en Terrablava? ¡Llámanos! 934 126 372
ca es en

Recetas catalanas para sorprender a tus invitados y triunfar en Navidad

Ser el anfitrión de una comida navideña no es tarea fácil. Eres el responsable de que la cena más importante del año sea un éxito y eso, sabemos que es difícil de manejar a veces. Por eso, en el blog de Terrablava, este mes te traemos las mejores recetas de nuestra tierra para lucirte en Navidad y ser el centro de todas las miradas ¡y halagos!.

 

Si tu duda de cada año es si empezar con una sopa, unos entrantes, o tal vez unos aperitivos, o unos canapés, en Terrablava te ayudaremos con las mejores Recetas de Navidad típicas de Cataluña.

Sabemos que lo más importante es saber idear un menú completo con el que nuestros comensales puedan llenar su estómago, por eso, hemos decidido ponértelo fácil con esta cena temática que seguro, gustará a todos los comensales, hasta ante los paladares más exigentes. No hagas lo de siempre y trata de sorprender a tus comensales con una receta típica de la cocina catalana que les dejará con ganas de más.

No necesitas tener un título de Masterchef entre tus manos para cocinar esto, así que seguro que te sale una cena de diez. En nuestro blog te ofrecemos los mejores platos y te enseñamos cómo cocinarlos, para que tú sólo tengas que preocuparte por hacer la selección de platos que más van a triunfar entre tus invitados. Toma buena nota de los pasos clave y de los ingredientes que vas a necesitar para llenar tu mesa de manjares y delicias esta Navidad. Este año nada de reservas en hoteles y restaurantes, y ni hablar de platos preparados, ¡estas fiestas van a ser caseras!

1.Sopa de galets con “pilota”:

La conocida como sopa de galets es uno de los platos tradicionales de Cataluña y Baleares. Los galets son una pasta con forma de caracolas, que en lugar de rellenarla, se cocina junto con unas pequeñas albóndigas de carne, por separado, por un lado el caldo con galets y las albóndigas por otro. La cocción del caldo de esta sopa es un tanto lenta y requiere tiempo, cuanto más tiempo esté el caldo en el fuego, más sabroso estará. Por ello recomendamos que empieces a prepararlo unas horas antes de que vengan tus invitados a casa. Es una preparación ideal para pasar el frío navideño y nutrirse con las calorías necesarias para aguantar el resto de las fiestas sin desfallecer entre tanto compromiso social.

sopa-galets-vegana-4

Necesitarás:

  • 160 gr de galets de nadal
  • 2 Litros de caldo de pollo
  • 200 gr de carne de cerdo picada
  • 150 gr de butifarra negra
  • 50 gr de tocino
  • 2 patas de pollo
  • 1 huevo
  • 1 zanahoria
  • Perejil picado
  • Sal
  • Pimienta

Coloca un recipiente al fuego con 2 litros de caldo de pollo. Hierve los galets 10 minutos en el caldo de pollo hirviendo, luego los retiras y escurres. Echa el tocino cortado en trozos y las patas de pollo y deja hervir 20 minutos. Añade la zanahoria en rodajas gruesas y a los 10 minutos añade la butifarra negra y la carne de cerdo. Mezcla en un cuenco la carne picada de cerdo, junto al perejil picado, una pizca de sal, pimienta, el huevo y añade el resto de carnes y la zanahoria. Pica la mezcla y con la ayuda de una manga pastelera, rellena los galets. Hierve de nuevo la escudella, añadiendo más caldo y los galets ya rellenos.

2. Coca de escalivada: 

Esta elaboración es sencilla, pero requiere de unos ingredientes de calidad para obtener un sabor auténtico, así como tiempo y cariño en su elaboración. Podríamos decir que la coca de escalivada es parecida a una pizza de verduras sin tomate y sin queso, pero la masa de la coca es más fina y crujiente. Si quieres hacerla en casa pon las verduras (pimiento rojo y berenjena son las más habituales) al horno, sácales la piel, saltéalas al gusto con un poco de ajo y ponlas encima de la masa de coca y luego al horno para completar el proceso. La masa de la coca la puedes comprar hecha o hacerla en casa, aquí tienes la receta.

coca-escalivada

Necesitarás:

  • 1 pimiento rojo
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla
  • 50 g de aceitunas negras sin hueso
  • Aceite de oliva

Para la masa:

  • 400 g de harina de trigo
  • 220 g de agua
  • 10 g de sal
  • 5 g de levadura fresca
  • 5 g de aceite de oliva
  • 5 g de azúcar integral de caña (panela)
  • 5 g de pimienta blanca

Precalienta el horno a 180º. Prepara la masa de la coca. Diluye el azúcar y la levadura en agua tibia y mezcla en un bol con el resto de ingredientes. Cuando estén integrados, amasa sobre la encimera durante 15 minutos. Guarda la masa en un bol engrasado con aceite, tapa con papel film y dejar levar hasta que doble su tamaño. Mientras la masa leva, asa las verduras. Limpieza el pimiento y la berenjena y pela la cebolla. Engrasa las verduras con un poco de aceite, colócalas en una fuente o bandeja y hornéalas durante 45 minutos. Gira las verduras a media cocción para que se cocinen igual por ambos lados. Te en cuenta que el tiempo de horneado puede variar en función del tamaño de las verduras. Pela, quita las pepitas y corta las verduras a tiras una vez esté frías. Precalienta el horno a 230º. Saca con cuidado la masa del bol y córtala en 4 trozos iguales. Si no quieres hacer 4 cocas, puedes congelar los trozos que no vayas a utilizar. Estira la masa hasta que tenga 5 mm de grosor. Píntala con aceite de oliva. Coloca encima las verduras asadas y las aceitunas cortadas en rodajas. Hornea la coca durante 20 minutos a 230º o hasta que la coca se dore.

3. Canelones de Sant Esteve:

Los canelones son el típico plato de reaprovechamiento (o al menos empezó siendo eso) que se servía en los hogares catalanes el día de Sant Esteve con el objetivo de dar salida a todas las sobras del festín navideño. Hoy en día en pocas casas se elaboran realmente con sobras y probablemente también en muy pocas se hacen el mismo día de Sant Esteve, pues son muy laboriosos y puede dejarse trabajo hecho con antelación.

canelones-veganos-abuela-1

Necesitarás:

  • Pasta para 20 canelones.
  • 200 g de pechuga de pollo.
  • 150 g de ternera.
  • 150 g de cerdo.
  • 100 g de butifarra cruda.
  • 1 hígado de pollo.
  • 1 cebolla.
  • 150 g de tomates maduros.
  • 75 cc de coñac.
  • 200 ml de caldo (que sólo utilizaremos si la pasta queda demasiado espesa).
  • Aceite, sal, pimienta y nuez moscada.

Para la salsa bechamel:

  • 500 ml de leche.
  • 50 g de mantequilla.
  • 50 g de harina.
  • 50 g de queso emmental rallado.
  • Sal, pimienta molida y nuez moscada.

Para empezar, se pela y se pica la cebolla, se ralla el tomate y se corta la carne en trozos no demasiado gruesos. Se pone a cocer la carne y el hígado en una cazuela con dos cucharadas de aceite, y, cuando comience a coger un poco de color, salpimentamos. Añadimos la cebolla y bajamos el fuego, para que no se queme. Cuando comience a estar dorada, añadimos el coñac y dejamos reducir. Añadimos el tomate, rectificamos de sal y dejamos cocer unos diez minutos más. Cuando la carne ya está cocida, se tritura. Es el momento en que se añade un poco de caldo, pero solo si las carnes han quedado demasiado espesas. Se hierve la pasta de los canelones en abundante agua, salada pero sin aceite. Durante los primeros minutos, es mejor revolver para que no se enganche. Una vez cocida, se extiende y rellena cada canelón con la carne, y se enrolla cuidadosamente. Se colocan todos en una bandeja para el horno, con la costura hacia arriba, para que no se abran cuando los sirvamos. Prepara la bechamel. Se deshace la mantequilla en un cazo, se añade la harina, se remueve y justo antes de que coja color se añade la leche. Es importante ir removiéndolo para que no se hagan grumos. Cuando la leche acabe de hervir, se condimenta con sal, pimienta y nuez moscada y se retira del fuego. Se reparte por encima de los canelones y se repite esta operación con el queso rallado. Gratinamos los canelones intentando colocar la bandeja lo más lejos posible del gratinador del horno.

¡Y NO TE OLVIDES DEL PORRÓN!

Beber vino directamente del porrón es una tradición muy arraigada en Cataluña y puede llegar a ser muy divertido si todos los comensales lo hacen. Los más hábiles se lo alejan de la boca sin derramar ni una gota. ¡Inténtalo!