¿Quieres comer en Terrablava? ¡Llámanos! 934 126 372
ca es en

Comer en Barcelona: la mejor opción para tus vacaciones

La ciudad condal es un destino de vacaciones perfecto, ya que a sus múltiples atractivos suma una excelente gastronomía. Te contamos dónde y qué comer en Barcelona:

La ciudad condal es uno de los destinos preferidos en Europa. Y no es para menos, ya que a su notable patrimonio arquitectónico y cultural y a la belleza de su paisaje hay que sumarle su buen clima y su excelente gastronomía. Por eso, hoy queremos hablar de comer en Barcelona, algo que, para muchos, ya se ha convertido en un atractivo turístico más de la ciudad.

De hecho, el llamado turismo gastronómico se ha convertido en los últimos años en una realidad en la ciudad condal, donde 23 restaurantes han sido reconocidos con una o más estrellas Michelin, uno de los máximos premios gastronómicos que pueden conseguirse en la actualidad. Estos establecimientos atraen a un numeroso público deseoso de probar sus especialidades y elaboraciones. Tanto que, en muchas ocasiones, viaja exclusivamente para este fin.

Sin embargo, si no queremos (o no podemos) dedicar una parte importante del presupuesto de nuestro viaje a la restauración, no tenemos porque renunciar a disfrutar de la gastronomía barcelonesa. En la capital catalana podemos encontrar una gran variedad de propuestas a precios razonables para degustar platos típicos, bien elaborados y con productos locales, como Terrablava Barcelona, donde prima la calidad de la materia prima y una elaboración respetuosa con los alimentos.

 

F04956C7DE

¿Qué comer en Barcelona?

Barcelona, como otras ciudades de la cuenca mediterránea, cuenta con una gastronomía en la que las frutas y las verduras tienen un gran peso, así como también los cereales, las legumbres y el pescado. También se le da una gran importancia a la carne, especialmente al cerdo, a la ternera y al pollo. Es, pues, una gastronomía que permite llevar una dieta equilibrada y disfrutar de sabores típicos y tradicionales.

Platos como la fideuà, la paella, la tortilla española, los arroces, las verduras cocidas, los estofados de carne, los canelones, las croquetas… resultan imprescindibles y nos permiten hacernos una idea de la gastronomía barcelonesa y catalana.  Los canelones, por ejemplo, son un plato típico de fiesta, que se solía comer tradicionalmente el día después de Navidad (festivo en Cataluña), ya que de esta manera se aprovechaban los restos del guisado o del pollo asado del día anterior picando la carne y envolviéndola en láminas de pasta a las que se daba forma de cilindro. Después se cubría todo con salsa bechamel y se gratinaba ligeramente en el horno para darle un toque tostado.

Se cree que este plato, de origen italiano, llegó a Barcelona fruto de siglos de comercio y trato común entre Cataluña y el sur de Italia. Así, este frecuente contacto dio como resultado un intercambio cultural y, en especial, gastronómico entre los dos territorios mediterráneos. En concreto, se piensa que la imitación o adaptación de los canelones italianos se introdujo por los cocineros italianos de algunas familias de la burguesía barcelonesa en el siglo XIX. El plato se extendió rápidamente por todas las clases sociales con algunas modificaciones para adaptarlos al gusto catalán.

Hoy en día, los canelones son un plato habitual que se puede comer en Barcelona en cualquier día y época del año. Lo mismo pasa con los estofados de carne, como el tradicional Fricandó, originariamente también un plato festivo. Se trata de filetes de carne de ternera guisados con sofrito y con setas a los que se suele añadir una picada hecha con pan y almendras u otros frutos secos.

Aunque no está muy claro su origen, se cree que el Fricandó podría tener reminiscencias francesas y ser un plato medieval. Sin embargo, la primera vez que esta receta aparece tal y como la conocemos hoy en día es en el recetario del siglo XVIII Avisos y instrucciones per lo principiant cuiner, del religioso Josep Orri, cuando ya se cocinaba prácticamente igual que en la actualidad.

Por eso, si viajamos a Barcelona o hemos escogido la ciudad condal como destino para nuestras vacaciones, no podemos irnos sin degustar algunos de los platos típicos de su gastronomía, ya que, además de disfrutar de excelentes recetas, estaremos siguiendo la dieta mediterránea, reconocida internacionalmente como una dieta equilibrada, nutritiva y perfecta para mantener un óptimo estado de salud.

En Terrablava Barcelona escogemos los mejores productos frescos y los preparamos siguiendo las recetas tradicionales y también otras más innovadoras para que nuestros clientes puedan disfrutar en la mesa de lo mejor de Barcelona.